DIOPTASA



Los primeros descubridores de cristales de dioptasa creyeron haber encontrado esmeraldas, pero rectificaron pronto: de hecho, les confundió el color verde y el brillo vivo de este mineral. La dioptasa es un mineral poco común, atractivo, de cierto interés gemológico, pero sobre todo, científico y más para el coleccionista.

 

- ASPECTO GENERAL DE LA DIOPTASA - 

La dioptasa cristalizada en el sistema trigonal y se presenta en cristales prismáticos cortos y gruesos, con terminaciones romboédricas, de color verde intenso muy vivo, típico de todos los compuestos del elemento cobre, que lo hace semejante a algunas esmeraldas.

 

 

- PROPIEDADES FISICOQUÍMICAS DE LA DIOPTASA - 

La dioptasa es un ciclosilicato, es decir, un mineral con una estructura caracterizada por la presencia de seis tetraedros de silicio unidos formando un eslabón hexagonal; además de silicio y oxigeno, contiene cobre y seis moléculas de agua. 

Tiene dureza 5 según la escala de Mohs, por lo que se raya con mucha dificultad con una punta de acero. Su densidad corresponde a 3.3, por lo que puede ser considerado un mineral pesado: se exfolia perfectamente según las caras del romboedro. 

La dioptasa es transparente o translucida, y su brillo vítreo es muy vivo. 

Se trata de un mineral idiocromático*; de hecho, su polvo es de color verde, al igual que el mineral. Es soluble en los ácidos clorhídrico y nítrico, y al disolverse deja un esqueleto de sílice; es soluble también en amoniaco. No funde y, si se calienta, la dioptasa se infla y ennegrece; este curioso hinchamiento a consecuencia del calentamiento es debido a la perdida de las moléculas de agua.

 

* MINERALES IDIOCROMÁTICOS Y ALOCROMÁTICOS *

Algunos minerales transparentes son idiocromáticos, y otros alocromáticos, estos últimos son generalmente minerales que, puros, son incoloros, pero pueden adoptar coloraciones diversas según la presencia de impurezas químicas (iones cromóforos) absorbidas durante su formación, de impurezas físicas (inclusiones o burbujas de aire) que desvían la luz, o de defectos reticulares (centros de color).

No siempre es fácil saber por qué un mineral aparece de un determinado color, ya que es necesario realizar una serie de análisis muy sofisticados.

En algunos minerales el color varia incluso a simple vista con la dirección de observación, una característica muy evidente al microscopio; algunos minerales presentan dos tonalidades de color (minerales dimétricos, dicroicos), y otros, tres (minerales trimétricos, tricoicos). Un tratamiento aparte merecen los minerales opacos, es decir, los que no permiten el paso de la luz; en ellos el color es debido a la reflexión de una particular banda de radiaciones luminosas, y son generalmente idiocromáticos. 

 

- FORMACIÓN Y ASOCIACIONES DE LA DIOPTASA - 

Al igual que otros minerales de cobre como, por ejemplo, la malaquita y la azurita (ambos carbonatos de cobre, el primero verde y el segundo, como su nombre indica, azul vivo), es un típico mineral que se origina en la zona de alteración superficial oxidada de los yacimientos de cobre. Con frecuencia la dioptasa está asociada a limonita (hidróxido de hierro), un mineral típico también de la zona de alteración, donde los agentes atmosféricos han causado la alteración de los minerales primarios de los yacimientos. Estos minerales secundarios o de alteración se caracterizan generalmente por la presencia en su composición de moléculas de agua, grupos hidroxilo (OH-) y grupos carbonatados (en este caso se está en presencia de carbonatos), así como de los elementos químicos que caracterizan los varios minerales. Se han encontrado cristales muy pequeños de dioptasa en las cavidades de los minerales de cobre macizos (óxidos y sulfuros de cobre). 

 


- DÓNDE BUSCAR Y CÓMO RECONOCER LA DIOPTASA - 

En España, la dioptasa se ha encontrado en diferentes yacimientos puntuales como en Granada de RioTinto (Huelva), cabo de Gata (Almeria), Molina de Aragón (Guadalajara), Linares (Jaén) y Almadén (Ciudad Real).

Los primeros cristales de dioptasa fueron extraídos de los yacimientos de Altyn-Tubé en Kazajstan; fue allí donde los confundieron con esmeraldas. Actualmente, son muy apreciadas las cristalizaciones procedentes de Tsumeb (Namibia), Copiapó y Atacama (Chile), Mindouli (República Democrática del Congo) y Arizona (Estados Unidos).

En realidad, es difícil confundir la dioptasa con la esmeralda: sólo el color puede engañar, ya que la esmeralda es mucho más dura, tiene habito hexagonal y no contiene cobre.

 

- APLICACIONES Y VALOR DE LA DIOPTASA - 

La dioptasa es un mineral de cobre, pero al ser muy raro, no se puede explotar como recurso minero. Su interés para el coleccionista se ha incrementado por el hecho de que se emplea para realizar joyas, por lo general de poco valor.