HEMATITES



El característico color rojo, parecido a la sangre, es la razón por la cual este mineral fue llamado "hematites", que significa "color de la sangre". El término deriva del griego antiguo aimantos (sangr>>) y se debe al color de su polvo y al hecho de que el agua usada para el enfriamiento durante la talla de la piedra se tiñe de rojo.

El hematites es un mineral que se conoce desde la antigüedad: en Egipto y en Grecia se utilizaba mezclada con vino, para cortar hemorragias.

Las masas más lisas y compactas (una variedad llamada especularita que actualmente procede en su mayoría de Brasil) se usaban para fabricar espejos

(se han encontrado en gran numero en la tumbas egipcias).

La variedad conocida con el nombre de ocre rojo se usaba para escribir y para marcar el ganado; de hecho, contiene materiales arcillosos que hacen que sea adecuado para este uso. En la Edad Media se la conocía como "piedra de los peregrinos", porque quienes acudían en peregrinación a Santiago de Compostela solían llevarse como recuerdo una piedra de un gran yacimiento que había cerca. 

Era conocida incluso más allá del Atlántico y tenía aplicaciones mágico-rituales:

los indios de muchas tribus de América del Norte se pintaban el rostro y el cuerpo

con tinturas obtenidas de ocre rojo como auspicio de victoria ante de las batallas, probablemente para simbolizar la sangre que sería derramada por el enemigo.

 

- ASPECTO GENERAL Y VARIEDADES DEL HEMATITES - 

El hematites pertenece a la clase de los óxidos, que son los compuestos resultantes de la combinación de oxigeno con uno o más elementos. Dentro de esta clase, el hematites se clasifica en el mismo grupo que el corindón, caracterizado por compuestos iónicos en los que el oxigeno se halla dispuesto en una red compacta de forma hexagonal, mientras que los iones de los metales están rodeados por seis átomos de oxigeno. La presencia de hierro como componente fundamental de su red cristalina hace muy común este bonito mineral.

El hematites se encuentra bajo formas muy diversas, según sus condiciones de formación y su variedad. Los cristales son generalmente romboédricos o tabulares con un color que a desde un bonito gris oscuro a negro metálico, con característicos reflejos irisados, hasta diversas tonalidades de rojo.

Los cristales reciben el nombre de oligisto, un termino derivado del griego oligistos, 

que significa <<muy poco>>, a causa de su bajo contenido en hierro con respecto a la magnetita, otro oxido de hierro. Cuando los cristales tabulares se disponen concéntricamente, a modo de pétalos de rosa, se forman las atractivas rosas de hierro. El oligisto pueden encontrarse también en pequeños agregados escamosos, similares a los de las micas en este caso se denomina oligisto micáceo. 

El hematites que se presenta en masas granulares compactas con superficies 

terrosas de color rojizo es el llamado ocre rojo

El hematites adopta a menudo un aspecto mamelonar (con formas redondeadas asociadas entre sí), con esferas y nódulos que forman concreciones.

Existe una variedad especial, llamada martita, que está formada por cristales octaédricos pseudomorfos, es decir, que adquieren el hábito cristalino de otro mineral, en este caso magnetita, pero no su composición química. 

 


- PROPIEDADES FISICOQUÍMICAS DEL HEMATITES - 

El hematites es un mineral bastante duro (en la variedad oligisto) y pesado.

Es frágil (conviene recordar esta característica cuando se lucen joyas realizadas con esta piedra), se astilla fácilmente en finas escamas y no presenta exfoliación.

La prueba de la raya da un polvo rojo pardusco que constituye un rasgo distintivo para la identificación del mineral. Se disuelve con la dificultad en ácido clorhídrico y no funde. El hematites, concretamente en los ejemplares que se encuentra en los Alpes, puede contener a veces un discreto porcentaje de oxido de titanio, debido a la sustitución parcial de hematites por ilmenita. Cuando se calienta, el hematites presenta una débil magnetización, suficiente para mover la aguja de la brújula.

 

- FORMACIÓN Y ASOCIACIONES DEL HEMATITES - 

El hematites se forma en numerosas ambientes geológicos.

Es más frecuente en las rocas efusivas que en las intrusivas, porque su formación requiere un ambiente oxidante, pero también se encuentra en pegmatitas y en filones hidrotermales donde la acción oxidante de los fluidos a alta temperatura es intensa. Es asimismo un mineral accesorio (es decir, presente en cantidades reducidas) de muchas rocas metamórficas. Es común también en las rocas sedimentarias, donde se forma por recristalización parcial de la limonita, una mezcla de óxidos amorfos ricos en agua, de la cual conserva el aspecto extremo de tipo mamelonar o de concreción. Se forma también en zonas volcánicas por efecto de la acción química de las fumarolas. 

El hematites se encuentra asociado frecuentemente con magnetita, ilmenita y pirita.

 


- DÓNDE BUSCAR Y CÓMO RECONOCER EL HEMATITES - 

En España el hematites es muy frecuente, por lo que sólo citaremos algunas localidades. Ejemplares de oligisto micáceo pueden encontrarse en San Nicolás del Puerto y el Cerro del Hierro (Sevilla) y en Jumilla (Murcia), donde está asociado a apatito. También espectaculares Hematites han sido las piezas más buscadas y cotizadas por los coleccionistas de todo el mundo como los extraídos de formación botroidal en el Cerro del Tabaco (Villafranca de Córdoba) y Cala (Huelva).  

En Ólvega (Soria) aparecen masas fibrosas de hematites rojo con reflejos azulados.

Se puede encontrar hematites mamelonar e incluso estalactita en Veneras de Campo (León). Sin embargo, los principales yacimientos industriales y los mejores lugares para encontrar ejemplares de colección se halla en Suiza, en la zona del macizo del Aere (o San Gotardo) y de la Binnthal, en el Alto Valais, donde se encuentran ejemplares de rosa de hierro, igualados tal vez sólo por los procedentes de Minas Gerais, en Brasil. También se encuentran bellas muestras en las isla de Elba (Italia), Egremond (Gran Bretaña) y Bajo Rin (Francia). Las áreas de mayor interés desde le punto de vista de la industria mineral están en Estados Unidos, Canadá, Angola y Ucrania. Aparte de su aspecto externo, la densidad y la dureza, el método más infalible para distinguir hematites de magnetita y de ilmenita es el color rojo oscuro del polvo obtenido con la prueba de la raya. Sin embargo el análisis de estos caracteres de diagnostico no suele ser suficiente para diferenciar el hematites titanífero de la ilmenita.  

 

- APLICACIONES Y VALOR DEL HEMATITES - 

Los ejemplares más hermosos, oportunamente trabajados, se utilizan en gemología para manufacturas de poco valor. Debido a su elevado contenido en hierro (el 70% aproximadamente), el hematites es también uno de los principales minerales de los que se extrae dicho metal. La variedad de hematites roja se emplea a menudo como pigmento y colorante o como material débilmente abrasivo para abrillantar o pulimentar piedras o materiales en general.

 


- GEMAS Y TALLA DEL HEMATITES - 

El brillo y el color típicos de este mineral han hecho siempre de él una apreciada piedra para usos ornamentales o gemológicos, aunque de valor bastante bajo. Actualmente, los inmensos yacimientos extendidos por todo el plante han reducido considerablemente el valor de esta gema. En cualquier caso, el hematites se usa para la producción de colgantes, pendientes y collares. Además, se obtienen de el refinados objetos artísticos de hecho, la facilidad de elaboración de la piedra permite obtener formas y diseños sin excesivo dispendio de materia prima. 

Las mejores piedras para usos gemológico son las constituidas por cristales de un cierto tamaño y por pequeñas masas compactas. Las características del hematites facilitan su talla en esfera (útil para collares y colgantes) y en cabujón, que resaltan más el brillo y los reflejos iridiscentes. El cabujón presenta siempre en la parte superior una forma convexa (circular u oval, vista desde arriba), mientras que la superficie inferior puede ser plana (la más común), convexa o cóncava (utilizada para reducir el grosor de las gemas muy oscuras y volverlas así más luminosas).

Su uso como camafeo o sello es bastante habitual.

 

- IMITACIONES Y HEMATITES ARTIFICIAL - 

A pesar del valor escaso de esta gema, a menudo se han realizado imitaciones empleando fundamentalmente vidrios de colores.

Se produce también un hematites sintético, la llamada hematina, que se obtiene con polvo de hierro y residuos de hematites natural. Además, con un análisis superficial, las grandes piezas esféricas de hematites, como las que se suelen emplear par acollares, podrían confundirse con las mucho más valiosas perlas negras.