SEPTARIA



La septaria puede ser considerada una roca sedimentaria (mejor dicho, una concreción particular que forma parte de rocas sedimentarias), y debe su nombre

a su aspecto característico: de hecho, se presenta dividida por septos. 

Los anglosajones denominan esta concreción "piedra escarabajo" o "piedra tortuga" por su forma redondeada, semejante al caparazón de una tortuga o al duro exoesqueleto de un coleóptero, con la superficie arrugada.

 

- ASPECTO GENERAL DE LA SEPTARIA - 

La septaria se presenta como una concreción de dimensiones variables, en ocasiones considerables (su diámetro puede variar desde 8 cm hasta 1 m), de forma más o menos esferoidal. Por tanto, se trata de una estructura muy evidente, aunque sus tesoros (las concreciones más hermosas), como sucede en las geodas, están ocultos con frecuencia en su interior.

Exteriormente se presenta como un gran canto rodado, pero en su interior se encuentran bloques poliédricos irregulares, que se han formado a consecuencia de una serie de fisuras radiales. Estas fracturas se suelen ensanchar de forma característica hacia el centro, intersecando una segunda serie de fisuras concéntricas respecto a los bordes; las fisuras están total o parcialmente llenas de minerales microcristalinos (generalmente calcita) que cementan juntos los distintos bloques.

 


- MINERALES PRINCIPALES Y SECUNDARIOS DE LA SEPTARIA - 

La septaria está constituida principalmente por calcita (carbonato de calcio),

que rellena las típicas fisuras, por arcillas (filosilicatos de aluminio y sodio)

y por óxidos e hidróxidos de hierro y de aluminio. 

 

- FORMACIÓN DE LA SEPTARIA - 

El origen de la septaria es típicamente sedimentario.

El proceso parte de un gel preexistente de óxidos e hidróxidos de aluminio que se endurece exteriormente, mientras que la masa coloidal que se encuentra en su interior se deshidrata, provocando una contracción de toda la masa, que, por consiguiente,

se parte formando las venas (o fracturas) características.

Posteriormente, estas ultimas se llenan de soluciones ricas en carbonatos, que cristalizan cementándolo todo. En ocasiones las venas se presentan en relieve respecto a la masa arcillosa, dando origen al motivo típico de la septaria.

 


- DÓNDE BUSCAR Y CÓMO RECONOCER LA SEPTARIA - 

Las septarias se encuentran en ambientes sedimentarios de origen químico o dentrítico.

No es posible indicar los lugares de hallazgo más importantes, ya que su formación, como hemos dicho, está ligada a procesos de sedimentación química que pueden producirse en todas las zonas sedimentarias.

Las septarias no son muy comunes, pero son muy fáciles de reconocer por sus características sobre todo cuando se encuentran ejemplares de grandes dimensiones, algo que es habitual.

 


- APLICACIONES Y VALOR DE LA SEPTARIA - 

Esta estructura no tiene aplicaciones particulares, aunque algunos coleccionistas aprecian sus concreciones y los motivos de su superficie.

La septaria suele partirse en algunos casos para la fabricación de objetos decorativos aprovechando los motivos de la superficie. Los ejemplares con concreciones se secciona, pues suelen ser muy atractivos como objeto decorativo o de colección.

La mejor forma de tener una septaria en la colección personal sería cortada justo por la mitad y expuesta tal cual para poder apreciar su increíble formación interna.