HELIODORO



El heliodoro es una de las muchas variedades de interés gemológico del berilo.

Su nombre deriva del griego helios, "sol", y doron, "regalo" (es decir, "regalo del sol"), y se debe al intenso color amarillo oro o amarillo verdoso del mineral. El ejemplar más grande que se conoce se conserva en la Smithsonian Institution de Washington D.C. (Estados Unidos); pesa 2.054 quilates, que equivalen a 410.8 gramos, y procede de un yacimiento brasileño.

A veces, para obtener gemas de aguamarina, la variedad azul o verde mar de berilo más conocida y apreciada, se calientan ejemplares de heliodoro o de berilo amarillo (otra variedad de menos valor) hasta alcanzar una temperatura comprendida entre los 300 y los 600º C. Se obtienen de este modo gemas de un bonito tono verde azulado, que pueden ser la alegría de muchos coleccionistas ignorantes de que  el objeto que poseen no es en realidad lo que aparenta.

 

- ASPECTO GENERAL DEL HELIODORO -

El heliodoro se da en cristales con habito prismático hexagonal más o menos alargados, a menudo bien formados y completos.

En ocasiones presenta facetas terminales superiores bipiramidales.

Es de un típico color amarillo oro o amarillo verdoso más o menos intenso, a veces aceitunado. Son bastante comunes las fracturas, pero las inclusiones de fluidos o gases, similares a tubitos muy finos, son raras, al menos en las piedras de interés gemológico, habitualmente muy limpias.

 


- PROPIEDADES FISICOQUÍMICAS DEL HELIODORO - 

El heliodoro es una piedra bastante ligera, pero muy dura y frágil, que se rompe según planos irregulares y no presenta una exfoliación evidente. Es transparente (translucido sólo en los ejemplares de escasa calidad), tiene brillo vítreo y es birrefringente. El color es debido a la presencia de óxidos de hierro o uranio en su red cristalina. El heliodoro como todos los berilos, funde con dificultad (5,5 en la escala de Kobell) y es inatacable por los ácidos. Una de sus características más interesantes es la débil fluorescencia celeste - azul marino a los rayos uv.

 

- FORMACIÓN Y ASOCIACIONES DEL HELIODORO -

El heliodoro se forma en los filones pegmatíticos o hidrotermales encajados en rocas metamórficas o intrusivas. Su elevada dureza hace que se pueda encontrar en yacimientos secundarios aluviales. Se encuentra asociado frecuentemente con las otras variedades de berilo, como la aguamarina, y con otros minerales raros típicos de las pegmatitas.

 

- VARIEDADES DEL HELIODORO - 

En 1950, en el distrito de Minas Gerais (Brasil), se halló un berilo pardo caracterizado por un acentuado asterismo debido a la presencia de sutiles inclusiones de ilmenita orientadas en la misma dirección, que algunos consideran una especie en sí misma, mientras que para otros es una variedad oscura de heliodoro. 

 


- DÓNDE BUSCAR Y CÓMO RECONOCER EL HELIODORO -

El heliodoro es una piedra bastante rara.

En España, aunque hay yacimientos de  berilo, no se ha encontrado nunca heliodoro.

Las piedras que se utilizan como gemas proceden de los yacimientos de Brasil, Madagascar, Namibia, Sri Lanka, República Checa, Ucrania y Connecticut (Estados Unidos).

El heliodoro se puede confundir a primera vista con diversas piedras preciosas, por lo que es indispensable analizar sus características fisicoquímicas para identificarlo. También puede confundirse con olivino (este último más birrefringente y más denso), con crisoberilo (más duro, más denso y más birrefringente) y con ciertas turmalinas verdes de tonos amarillentos (que son más densas y menos duras).

 

- IMITACIONES Y ARTIFICIALES DE HELIODORO -

El heliodoro es imitado a veces con cuarzo citrino, que, sin embargo,

no presenta la misma luminosidad, el mismo tono y la misma intensidad de color,

y con topacio amarillo. También se usan ocasionalmente como imitaciones simples vidrios coloreados y dobletes. Hasta hoy no se ha producido aún un heliodoro sintético, pero en algunos casos se utiliza en su lugar una espinela de síntesis.

 


- APLICACIONES Y VALOR DEL HELIODORO - 

El heliodoro es muy apreciado por los coleccionistas y por los amantes de los berilos.

Las piedras de buena calidad gemológica, limpias y totalmente transparentes, son raras; por lo tanto, el heliodoro alcanza precios elevados, pero no está muy difundido comercialmente.

 

- LA TALLA DEL HELIODORO -

Normalmente, el heliodoro se talla en gota u ovalo, con el fin de resaltar sus reflejos dorados, pero se usa también la talla escalonada rectangular u octagonal.