ANFIBOLITA



Las anfibolitas son rocas de grano medio a alto y se forman a partir del metamorfismo de rocas ígneas. A veces, estas rocas indican la presencia de yacimientos de cobre, de los que con frecuencia constituyen la roca madre.

Las anfibolitas, como la mayor parte de las rocas metamórficas, pueden tener estructuras internas (llamadas texturas) diversas. Éstas depende de las dimensiones y la disposición de los cristales de minerales que forman la roca: precisamente la forma y las dimensiones de los cristales dan nombre a las estructuras metamórficas.

Existen rocas metamórficas con textura nematoblástica (caracterizada por un predominio de cristales alargados o fibrosos), lepidoblástica (un entrelazado de cristales en forma de láminas), granoblástica (con cristales uniformes dispuestos como las teselas de un mosaico), porfiroblástica (con cristales más grandes inmensos en un "pavimento" de minerales pequeños) y diablástica (grandes

cristales que encierran cristales más pequeños en forma de inclusiones).

 

- ASPECTO GENERAL DE LA ANFIBOLITA - 

Las anfibolitas se presentan como rocas de color verde a verde grisáceo, a veces tan oscuras que parecen casi negras, la mayoría de las veces jaspeadas o punteadas de manchas blancas o color crema de dimensiones variables. Son rocas generalmente macizas, y en raras ocasiones presentan cierta esquistosidad, es decir, una estructura caracterizada por minerales dispuestos en planos ondulados. La estructura interna de la roca (llamada también textura), es decir, la disposición de los cristales de los minerales (los blastos), está caracterizada por una amplia gama de tipologías, pero todas elaboradas y complejas.

El tamaño del grano puede ser variable, aunque por lo general es de mediano a grueso.

 


- MINERALES PRINCIPALES Y SECUNDARIOS DE LA ANFIBOLITA -

Como su nombre indica, los componentes principales de la anfibolita son los anfiboles, un grupo de minerales inosilicatos caracterizados por la fórmula (SiO4)4- y dispuestos en cadena, ricos en hierro y magnesio. Son minerales de este tipo por ejemplo, la hornblenda, la antofilita y la cummingtonita.

Entre los minerales secundarios se encuentra diópsidos, granates, magnetita, ilmenita, epidotas y también cuarzo.

Tampoco falta las micas, como la moscovita o la biotita.

 

- PROPIEDADES FISICOQUÍMICAS DE LA ANFIBOLITA - 

Las anfibolitas son rocas básicas (es decir, caracterizadas por un escaso porcentaje de sílice), aunque a veces se encuentran ejemplares con una composición química intermedia. Otros elementos químicos comunes en las rocas anfibolíticas son el hierro y el magnesio.

Las anfibolitas son rocas pesadas y bastante duras, que resisten bien las agresiones mecánicas.

 


- FORMACIÓN DE LA ANFIBOLITA - 

Las anfibolita se forman, a partir de fenómenos de metamorfismo regional,

de rocas básicas efusivas, como basaltos, que en sus orígenes formaban parte del fondo oceánico. Algunas anfibolitas se originaban también a partir de sedimentos margosos, formados por materiales arcillosos o calcáreos. Están a menudo asociadas con varios tipos de gneis, otras rocas metamórficas de composición 

más ácida y con textura esquistosa. 

La presencia de anfibolitas es indicativa de la acción de potentes fuerzas que han alterado la corteza terrestre.

 

- DÓNDE BUSCAR Y CÓMO RECONOCER LA ANFIBOLITA -

Las anfibolitas se encuentran en muchas zonas de los basamentos prealpinos de los Alpes italianos, franceses y suizos, así como de los basamentos prehercínicos de Alemania, Francia, Inglaterra, Noruega, etc.

Este mineral abunda también en Brasil y Estados Unidos. Las anfibolitas son fáciles de reconocer gracias a su color verdusco.

Sin embargo, no es siempre fácil distinguirlas de otras rocas metamórficas de origen básico. En estos casos es necesario examinarlas al microscopio para disipar cualquier duda.